ESTRATEGIA

Theatre of War (PC)


Theatre of War, Siempre se Ha dicho que la Unión Hace la Fuerza, Por lo que la Alianza Forjada Entre la 1C Company y los Genios de Battlefront Ha Traído Como Resultado Directo la Creación de Un Título de Estrategia para Ordenador, el Cual No Debería Pasar Inadvertido para los Entusiastas del Género

Los Rusos lo Hacen de Nuevo

Como ya muchos de nuestros lectores se habrán dado cuenta, nosotros jugamos prácticamente lo que sea que llegue a nuestras manos, desde títulos de aventuras al estilo Arcade hasta juegos especialmente enfocados en el sigilo y resolución de acertijos. Así como también simulaciones basadas en los diferentes vehículos de combate utilizados durante la Segunda Guerra Mundial, o bien, en cualquier otro conflicto bélico parecido.

Por lo tanto, cada nueva revisión es para nosotros una experiencia muy grata, ya que podemos dedicarle muchas horas de juego a grandes propuestas, las cuales bien pueden ofrecernos una experiencia realmente inolvidable, o quizás frustrarnos mucho debido a su elevadísimo nivel de dificultad (estamos hablando contigo Soldiers: Heroes of World War II), y a algunos problemas técnicos de importancia bastante molestos.

Aún así, hasta el momento no tenemos ninguna queja, salvo algunas incomodidades menores. Más que todo en relación a la forma en la que se juegan muchos de los títulos originalmente lanzados para los ordenadores en las consolas caseras, y viceversa. Aunque, lo mejor de nuestro trabajo consiste en la posibilidad de probar las nuevas propuestas que han salido o están por salir recientemente al mercado.

De modo que, siempre prestamos una especial atención a este tipo de videojuegos, con la intención de abordar todos los detalles en relación a ellos, y para que cada usuario pueda tomar una decisión coherente justo antes de ir a comprarlo o simplemente descargarlo. Esto último si se trata de un juego con carácter gratuito, o bien, de una actualización para un título de pago previamente adquirido.

Así que aquí estamos de nuevo, con mucha fuerza y dando lo mejor de nosotros, para mantenerlos informados sobre los diferentes títulos de guerra que han aparecido y aparecerán para los diferentes sistemas de cada generación. Por lo que, justo ahora nos toca abordar una propuesta que estábamos esperando revisar desde hace tiempo, sobre todo porque se trata de un buen trabajo realizado por la famosa 1C Company, una empresa de origen ruso que anteriormente nos ha traído todos los títulos de la serie IL-2 Sturmovik, sobre los cuales pudimos hablar con cierto detenimiento, mientras nos dábamos a la tarea de preparar el artículo correspondiente a esta gran serie de simulación.

Lo anterior, fue algo que tuvo lugar justamente la semana pasada, al mismo tiempo que revisábamos una propuesta estratégica de antaño especialmente diseñada para los ordenadores caseros, y el excelente remake de un shooter basado en naves espaciales. De modo que, antes de poder meternos de lleno con lo que nos concierne para el día de hoy, consideramos necesario preparar el ambiente como es debido.

Por esta razón, haremos un breve recuento sobre la propuesta estratégica revisada con anterioridad, debido a que el título que abordaremos seguidamente comparte algunas características básicas con ella, diferenciándose mucho a su vez en algunos aspectos específicos. Pero, al fin y al cabo, bien podríamos considerar a ambos títulos de guerra como frutos recogidos del mismo árbol, en días distintos y con diferente grado de madurez. Así que, el juego previamente abordado por nosotros fue llamado Making History II: War of the World, y se trata de un título de estrategia basado en un sistema de turnos al puro estilo Risk u otros juegos de mesa.

Dicho videojuego trata de simular, en la medida de lo posible, los constantes desafíos políticos, económicos y militares relacionados con la Segunda Guerra Mundial. Pero, en lugar de eso, da un giro a toda la cosa al presentarnos un entorno de gran envergadura para el uso de la estrategia, donde todo parece progresar siempre de una manera incorrecta. Aunque, si bien su mundo es algo detallado y su economía es bastante tentadora, estos aspectos no pueden redimir en lo más mínimo su absurda política de carácter internacional, su combate aburrido e igualmente insatisfactorio, y menos aún los accidentes que impregnan la totalidad de la experiencia de juego.

En este mismo sentido, los juegos de estrategia de gran envergadura como este, requieren de mucho compromiso por parte del usuario. Así que, es muy importante estar prevenido de que Making History II tiene tantos problemas técnicos, como para hacer que algunos jugadores sean realmente incapaces de terminarlo satisfactoriamente. En primer lugar, el juego en cuestión se bloquea con demasiada frecuencia, sobre todo una vez que hayamos alcanzado un año, o quizás dos, durante el desarrollo de la guerra.

Además de que también se puede bloquear, justo cuando se ordena a los aviones de combate llevar a cabo un ataque sobre las unidades navales controladas por el adversario, cuando se mueven las fuerzas de los portaaviones, cuando se llena el campo con muchas unidades, o en casi cualquier momento. Independientemente de las acciones que estemos realizando.

Pero más allá de eso, una de las divergencias más decepcionantes entre nuestro mundo y el que ha sido implementado como base para la realización de Making History II, consiste en el combate simplista e insatisfactorio en este llamado juego de guerra. Mientras que, en la vida real siempre tenemos que considerar algunos factores tales como armas combinadas, la superioridad del aire, tiempo, y terreno, en la segunda entrega de la serie Making History estas preocupaciones son básicamente cosas irrelevantes. De hecho, todo lo que necesitamos para ganar una batalla, consiste en que los valores de ataque combinados de nuestras unidades deben ser mayores que la defensa combinada de los defensores. En consecuencia, el campo de una horda homogénea conformada por tanques superpesados, ​​es preferible a la diversificación de nuestras propias fuerzas.

De modo que, ni siquiera los Alpes pueden detener a nuestras unidades. Esto debido a que la geografía no afecta notablemente al combate, pero sí afecta en cierta medida a la velocidad de movimiento. Además, el sistema de Inteligencia Artificial nunca intenta oponérsenos de ninguna forma por el control de los cielos, y como nuestros tanques de guerra no requieren de una asistencia real, no existe ninguna razón convincente y de peso como para tomar la decisión de usar el poder aéreo. Sobre todo porque al mover a nuestros aviones y portaaviones parece que el juego fuera a colgarse para nunca más volver a responder.

Asimismo, el lado económico de la entrega Making History II, aunque puede llegar a ser muy convincente, está ligeramente ligado a las realidades de la época. Pero, curiosamente, el carbón, que se necesita de forma constante para cada unidad y edificio presente en el juego, es mucho más importante aún que el petróleo o el metal. Siendo esta una situación más apropiada para la década de 1840 que la década de 1940. Por ejemplo, en la vida real los alemanes sufrían de una gran escasez de combustible, lo que cualquier buen conocedor de la historia puede confirmar.

Pero, lo cierto es que en este juego los nazis son de alguna manera autosuficientes a nivel petróleo, a pesar de que carecen siempre del valioso carbón. Por lo que, la solución más efectiva a la escasez de este recurso, consiste en colocar una enorme orden en el mercado mundial durante el transcurso del primer turno. Así que, como resultado inmediato, terminaremos profundamente en deuda, pero aún así podemos dedicarnos a pagarla relajadamente, mientras que otros países piden el carbón a gritos para poder seguir funcionando.

En este mismo sentido, el simple hecho de equilibrar las necesidades de la industria, la investigación y el ejército puede ser una tarea muy difícil de llevar a cabo. Además de que constantemente nos enfrentaremos a muchos dilemas, tales como si realmente debemos céntranos en mejorar la producción industrial de una ciudad específica, o bien, aumentar su producción a nivel de investigativo. Aunque, debido al hecho de que la maximización de la producción industrial, la mejora del campo y la inversión en la ciencia agotan nuestra oferta limitada de mano de obra y recursos, no tendremos más opción que llevar a cabo nuestros planes con mucho cuidado.

En consecuencia directa, puede ser inmensamente satisfactorio el contemplar los frutos de nuestras labores, sobre todo y muy especialmente cuando estas frutas se presentan ante nosotros en la forma de metrópolis industriales, perfectamente capaces de bombear a los tanques superpesados del enemigo ​​en cada turno.

Mientras tanto, los grandes estadistas de la época, han sido indudablemente sustituidos por un grupo de niños de kindergarten jugando un juego político. Y por lo tanto, nada que se asemeje a una verdadera política internacional de la época se producirá a través de sus esfuerzos. Aunque, si bien es cierto que la serie se llama Making HistoryHaciendo Historia” en lugar de “Repitiendo la Historia”, esta caja de arena sería más atractiva si la geopolítica fuera por lo menos algo remotamente razonable.

Por ejemplo, los alemanes podían subsidiar a los italianos durante algunos años por medio de su generosa ayuda, e igualmente Mussolini no dudaría en declararles la guerra sin una razón aparente. Además, es igualmente probable que Stalin se aproveche de la guerra germano-italiana invadiendo Brasil. Incluso, cuando las cosas empiezan a adquirir una apariencia cuasi histórica, el sistema de inteligencia artificial hará algo para que se salgan aún más de control.

En este mismo sentido, no deberíamos sorprendernos en lo más mínimo si llegamos a ver a los aliados respondiendo frente a una invasión alemana de Polonia, mediante el embargo de los polacos y la invasión de China. Además de que, la política insana es sorprendente a la luz de la atención puesta sobre los detalles históricos en otras partes del juego. Por ejemplo, vamos a poder encontrar mucha información demográfica muy detallada para cada una de las regiones.

Por lo tanto, gracias a la segunda entrega de la serie Making Hstory, es posible saber qué regiones de Bolivia son de mayoría quechua, aymara o mestiza. Pero, desafortunadamente esta información, aunque resulta ser muy esclarecedora, no tiene ningún efecto realmente significativo en el juego. Aunque, si bien es cierto que podría teóricamente incrementar un poco las probabilidades de un levantamiento provincial, pero nunca se ven partidarios de esto.

Ante todo lo expuesto con anterioridad, procederemos entonces a dar inicio a una nueva revisión que se centrará en una propuesta de guerra muy interesante, y que ha sido directamente extraída de nuestra lista de títulos imprescindibles para cualquier jugador. Una referencia obligada para los grandes entusiastas de los juegos de guerra en todas sus formas. Así que, el título en cuestión pretende recrear, siempre en la medida de lo posible, algunos aspectos relacionados con las batallas decisivas libradas en el Teatro Europeo de la Segunda Guerra Mundial, entre los años 1939 y 1945.

Además, el juego nos ofrece en todo momento la posibilidad de asumir el control de las fuerzas al servicio de varias naciones, las cuales estarán representadas en la forma de algunos países tales como Francia, Alemania, Polonia, la extinta Unión Soviética, el Reino Unido y hasta los Estados Unidos. Todos ellos en combinación, dentro de una campaña inspirada en hechos históricos, siendo desglosados cuidadosamente a los largo de unas 40 misiones aproximadamente.

De modo que, el título sobre el cual hablaremos seguidamente, llegó a esta parte del mundo con el nombre de Theatre of War, consistiendo en un videojuego de estrategia y tácticas, el cual se basa en un sistema de tiempo real. Siendo desarrollado en su totalidad por los veteranos de la 1C Company, responsables directos de grandes sagas como IL-Sturmovik. Mientras que, la gente de Battlefront.com fueron los encargados de todos los detalles en relación a su posterior lanzamiento a nivel mundial.

De esta forma, el lanzamiento al mercado de esta particular secuela tuvo lugar a partir del 20 de octubre del año 2006, momento en el cual era posible acceder a ella exclusivamente en el territorio ruso. Aunque, ya para el 19 de abril del año 2007, este videojuego de guerra fue introducido en toda Europa, logrando alcanzar una cierta popularidad, que se traduciría más tarde en la liberación de un par de secuelas directas. Estando disponible en todo momento con un carácter de exclusividad, para los usuarios de ordenadores caseros que cuentan con la plataforma Windows de Microsoft como sistema operativo.

Características Principales

Asimismo, en este juego que ha sido llamado Theatre of War por sus creadores, nos enfrentaremos al enemigo desde la perspectiva de los cinco grandes países involucrados en ciertamente infame Segunda Guerra Mundial. Por lo que, en primer lugar estarán los Aliados (conformado por los Estados Unidos y el Reino Unido), Francia, Alemania, Polonia y finalmente Rusia. Mientras que, existe un total de unos 41 escenarios dispersos en cada una de las cinco Campañas disponibles, además de cinco misiones adicionales con carácter de tutorial, siete misiones más de carácter independiente y ocho mapas exclusivamente diseñados con las partidas Multiplayer en mente.

De modo que, esta es una buena cantidad de contenido, y al mismo tiempo nos da la oportunidad de jugar con todos los maravillosos juguetes, disponibles para los comandantes en los años 40. Aparte de que, las unidades usadas durante el transcurso de las misiones, se trasladarán ganando cada vez más experiencia e igualmente irán elevando sus niveles con la intención de mejorar sus estadísticas en cierta medida.

Aunque, si las misiones incluidas dentro de este juego no son suficientes, hay un editor de misión para que los usuarios más osados puedan desarrollar sus propias misiones y hasta se den a la tarea de diseñar campañas completas. Por lo que, sin duda la comunidad se aferrará con bastante fuerza a estas herramientas adicionales, e igualmente existen un par de cosas que establecen los escenarios de Theatre of War. Aparte de los típicos conflictos presentes en todos los otros juegos de estrategia basados en la Segunda Guerra Mundial, que se pueden encontrar disponibles en el mercado.

Así que, mientras la mayoría de estos títulos están intentando simular el conflicto más grande y sangriento de todos los tiempos, Theatre of War solamente necesita ofrecernos el control directo sobre un par de pequeños sistemas relacionados con las unidades. De esta forma, normalmente obtendremos a un par de compañías de infantería, unos pocos tanques de guerra (o sus equivalentes), y nada más.

En este mismo sentido, nos ha gustado mucho este refrescante cambio de ritmo, porque hace que los escenarios incluidos en Theatre of War sean muy fáciles de manejar en todo momento. Además, los mapas en los que se desarrolla este título de guerra son realmente enormes, ya que encontraremos al enemigo a distancias bastante largas y muy adecuadas. Esto en lugar de vernos involucrados en batallas de cuartos estrechos, las cuales por cierto suelen estar presentes en casi cualquier otro juego del género.

Mientras que, hacer aparecer a las unidades a cientos de metros de distancia y luego atraerlas es un asunto bastante común. Por lo que, Theatre of War es como el equivalente de estrategia en tiempo real de el título conocido bajo el nombre de ArmA, donde las batallas tienen lugar en áreas de gran extensión. Pero, por supuesto, la desventaja de lo anterior es que se necesita un tiempo bastante realista para que puedan llegar los refuerzos.

En vista de ello, podemos jugar a Theatre of War en varios niveles de dificultad muy diferentes. Aunque deberíamos elegir el nivel del veterano para poder experimentar todas las reglas más avanzadas del juego. Además, a pesar de que Theatre of War cuenta con un Modo Multiplayer, el juego es realmente decepcionante en el aspecto en línea, debido al hecho de que no existe un servicio de Matchmaking en su interior.

Por esta razón en particular, no tendremos más opción que introducir, de forma manual, los servidores a los cuales deseemos unirnos para jugar (obviamente pre ordenando un juego a través de medios externos). De modo que, esto es bastante decepcionante sin duda alguna, ya que Theatre of War tiene la capacidad de ser un juego en línea muy divertido siempre que se lo proponga, con dos bandas que lo descartan, pero encontrar opositores dentro del juego no parece ser muy posible.

Igualmente, entre cada una de las misiones se llega a gastar muchos puntos en la adquisición de nuevas tropas y en el refuerzo de las ya existentes. Al tiempo que, algunos de los escenarios disponibles, nos bloquean en el momento de llevar a cabo la selección de ciertos ajustes, y al mismo tiempo las posibilidades de selección tienden a ser muy limitadas. Esto con el fin de hacer un escenario más equilibrado, sin lugar a dudas, por lo que no tendremos la libertad habitual en lo referente a la selección de nuestras fuerzas. Mientras que, el equipo capturado por nuestros hombres, puede ser utilizado siempre que sea posible, y el equipo obsoleto se puede substituir para obtener modelos aún más nuevos y mucho más brillantes.

Además, la complejidad del motor de simulación, se hace evidente una vez que se observan los atributos correspondientes a la unidad. Por lo que, cada arma individual y vehículo de combate dentro de este juego, se da al usuario con un montón de clasificaciones, entre la cuales podemos citar: rango de arma, velocidad de fuego, tiempo de recarga, velocidad de la bala y penetración. Así como también velocidad del vehículo, y los valores de armadura para el frente, lado, espalda, parte superior e inferior de ambos.

Empero, toda esta información precisa no es sólo para ver, ya que se utilizan en la computación si cada arma individual es capaz de causar algún daño a nuestro objetivo. Lo que resulta en algunos efectos que no se ven a menudo en otros juegos disponibles en el mercado. Además de que, la cantidad de profundidad proporcionada en lo referente a la simulación de cada arma, nos permite participar en algunas batallas muy precisas a distancias bastante realistas. Al tiempo que cada individuo dentro el juego, también se clasifica tomando en cuenta diferentes áreas de habilidad, tales como liderazgo, conducción, manejo de artillería, exploración, puntería, inteligencia, salud y moral.

De modo que, estos niveles de habilidad pueden influenciar en cierta forma la detección de unidades enemigas, la precisión de las armas disponibles y otros aspectos más. Aparte de que las unidades adquieren experiencia y van aumentando sus habilidades de manera progresiva a través del combate. Por lo tanto, es muy importante mantener vivas a las unidades más experimentadas de nuestro grupo.

Por otro lado, tenemos que las calificaciones tienen un par de ramificaciones. Además, la interfaz de usuario es uno de los mejores momentos de Theatre of War, ya que el juego en cuestión hace que la búsqueda de unidades amigas y enemigas, ubicadas fuera de la pantalla, sea algo relativamente simple. Esto debido al hecho de que las mismas aparecen como iconos en el borde de la pantalla, por lo que tras hacer clic en uno de estos elementos, iremos directamente hasta su posición. Pero, dado que las batallas suelen implicar un pequeño número de tropas, es posible cambiar fácilmente a nuestras diferentes líneas y comprobar inmediatamente el estado de cada unidad que la integra.

Mientras que, el mini mapa también está muy bien hecho y hasta es perfectamente capaz de proporcionar mucha información valiosa. Al tiempo que Theatre of War cuenta con comandos más limitados que los presentes en Combat Mission, lo que es bueno para los jugadores principiantes, pero demasiado malo para los jugadores más experimentados. Aunque, más allá de los comandos básicos de movimiento, es posible ordenar a las tropas detenerse, atacar, proporcionar fuego en un área determinada, asaltar, defender, retirarse, girar, fijar, desembarcar, mantener el fuego y mantener la posición actual.

Pero, muy a pesar de ello, preferimos en cambio el estilo de comando normalmente utilizado en Combat Mission, en donde se ofrecen más opciones para las órdenes de movimiento y compromiso. Además, el sistema de inteligencia artificial hace un trabajo muy competente en lo que respecta a la elección de los objetivos, pero las unidades se moverán en ocasiones fuera de las posiciones defensivas para acercarse al enemigo. Aunque, si bien es cierto que esto solamente ocurrirá si no se les ordenamos mantener la posición.

Ahora bien, en lo que respecta a las gráficas de este juego, podemos decir que Theatre of War utiliza una versión ligeramente modificada del potente motor IL-2 Sturmovik. Por lo que el juego se ve muy similar los títulos de esta misma serie. Pero, lo primero que notaremos aquí son los antecedentes destacados, siendo esto un resultado directo del buen uso del asombroso motor IL-2, e igualmente es bastante impresionante mirar hacia fuera en la distancia.

Además, los fondos hacen un trabajo muy bueno al hacernos sentir que estamos jugando en un lugar real, en vez de estar en un nivel aislado dentro de un juego para computadora. Al tiempo que los detalles de cerca no son demasiado malos, y los efectos pueden rivalizar sin ningún tipo de problemas con los de Company of Heroes. Aparte de que, la gran mayoría de los niveles, tienen lugar en pequeñas ciudades y en las tierras de cultivo aledañas, e igualmente la hierba alta combinada con árboles esporádicos y algunos setos, sirven para crear un gran escenario que resulta excelente para las batallas.

Ya por último, y en lo concerniente al apartado sonoro, es un hecho que los elementos audibles de Theatre of War son bastante normales para un juego de estrategia. Muy a pesar de tener en su interior el discurso nativo para todas las facciones presentes en el juego (los polacos hablan realmente en polaco). Mientras que, la banda sonora no es muy memorable o agradable que digamos, y el nivel del caos nunca se acercará a lo que se ha logrado con Company of Heroes. Esto tal vez se deba al hecho que el ritmo de este título es mucho más lento que el cualquier otro juego de estrategia en tiempo real para ordenadores, pero en realidad, las batallas no parecen tan frenéticas como se supone que debieran ser. Además, las armas carecen del toque adecuado, a excepción de la artillería por supuesto y los aviones.

En resumen, podemos decir que el sonido en realidad no es tan bueno como el que podemos encontrar presente en otros juegos del mismo género disponibles en el mercado. Pero, aún así el Replay Value de Theatre of War sigue siendo muy alto e igualmente los gráficos resultan ser muy impresionantes después de todo.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More By tusjuegosdeguerra.com
Load More In ESTRATEGIA

Check Also

Styx: Shards of Darkness (PC)

Indice de temas de este post1 Styx: Shards ...

Juegos