ACCIÓN

Medal of Honor (Saga Completa)


Medal of Honor, Un Vistazo a la Saga Completa Originalmente Desarrollada por el Gran Director Steven Spielberg en Compañía de su Extraordinario Equipo de Colaboradores en la Hoy Extinta DreamWorks Interactive

Todo Comenzó con una Idea de Spielberg…

Para nadie es un secreto hoy en día que el género de los shooters con perspectiva en primera persona constituye uno de los más populares dentro del ámbito de los videojuegos, ya que para el momento en que las bases fundamentales del mismo fueron instauradas, el éxito obtenido por sus principales exponentes logró sobrepasar al de muchos videojuegos pertenecientes a otras categorías muy diferentes, tales como el género de acción y aventura o los inmortales RPG que por cierto deben mucho a la extraordinaria franquicia Final Fantasy desde sus humildes inicios en el mítico Nintendo Entertainment System, de modo que al momento de hablar sobre este tipo de juegos es necesario echar un vistazo al principio de la década de los 90, siendo este el momento preciso cuando los genios de id Software introdujeron al mercado un título que más tarde sería considerado como el abuelo de todos los juegos de disparos en primera persona, además de que este mismo equipo también fue responsable de la creación de otro juego igualmente exitoso y que recibió el nombre de Doom, sobre el cual ya hablamos con gran detalle en uno de nuestros artículos. En este mismo sentido, desde la aparición de la primera versión de Wolfenstein y de Doom, han sido muchas las compañías desarrolladoras ubicadas alrededor del mundo que han intentado crear programas informáticos que sean capaces de otorgar a los usuarios experiencias muy similares a las que podíamos encontrar al momento de jugar con cualquiera de los shooters anteriormente señalados, por lo que la historia está llena de muchos fracasos e innumerables desaciertos de todo tipo, así como también de grandes obras maestras que lograron mejorar hasta cierto punto e inclusive superar todo lo que id Software ya nos había mostrado con sus primeros trabajos, tal es el caso de la franquicia que abordaremos a continuación y que lleva por nombre Medal of Honor, de modo que con este primer artículo dedicado a una saga completa daremos inicio a un nuevo conjunto de revisiones que iremos publicando de forma regular y siempre en base a las franquicias más importantes dentro del género de los shooters, así como también las que corresponden a otras categorías igualmente importantes, tales como el género conocido como estrategia en tiempo real y el de los simuladores de gama baja, media y alta, así como también algunas franquicias específicas que es conveniente conocer, las cuales igualmente merecen algo de reconocimiento, esto debido a muchas de las ideas que se pusieron en práctica durante su desarrollo han traído como resultado el establecimiento de nuevas formas de juego y la aparición de nuevas categorías que consisten en la combinación de diversos elementos ya vistos anteriormente con otros más nuevos e interesantes.

Tomando en cuenta lo anterior, tenemos que Medal of Honor constituye una serie de videojuegos que presenta un carácter militar muy marcado, los cuales fueron realmente capaces de definir las bases del género moderno de los shooters con perspectiva en primera persona, algo que lograron mucho antes de que la gente de Activision entrara triunfante en el mercado mundial de los shooters con su bien amada serie conocida como Call of Duty, además de que la serie Medal of Honor fue desarrollada originalmente por una empresa llamada DreamWorks Interactive en colaboración directa con el director del filme cinematográfico que fue publicado bajo el nombre de Saving Private Ryan (Salvando al Soldado Ryan), Steven Spielberg, por lo que el primer juego de esta afamada serie de disparos fue lanzado al mercado justo en el año 1999, mientras que el primer Call of Duty no aparecería sino hasta el año 2003, convirtiéndose así en una de las mayores franquicias en la historia de los videojuegos, aunque la serie Medal of Honor claramente pudo haber perdido frente a Call of Duty en lo que respecta a la transición de los conflictos del siglo pasado a la guerra moderna, la serie desarrollada por la gente de DreamWorks Interactive sin lugar a dudas fue la primera que ayudó a definir el género de los shooters basados en la Segunda Guerra Mundial (WW2 por sus siglas en inglés), al tiempo que produjo algunos de los títulos más históricamente precisos que se hayan visto dentro de la industria de los videojuegos, aparte de que tras el lanzamiento del poco célebre Medal of Honor: Warfighter durante el transcurso del año 2012, los veteranos de Electronic Arts, lograron sacar un poco de ventaja de esta ilustre franquicia, pero debido a la pobre recepción crítica y comercial de esta particular versión, anunciaron públicamente que la serie sería suspendida hasta nuevo aviso. Por otro lado, y en retrospectiva, Medal of Honor fue simplemente incapaz de igualar las proezas alcanzadas por Activision en el mercado tras el lanzamiento del gran Call of Duty: Modern Warfare, junto con la incapacidad de la franquicia para lograr cautivar a la audiencia moderna y más acostumbrada a las nuevas tendencias, además de que cuando la gente de Id Software consiguió inventar el moderno shooter en primera persona durante la década de los 90 con Wolfenstein 3D, esta particular empresa estableció el modelo a seguir para todos los demás shooters que surgirían en los próximos años, de modo que entre la batalla contra Hitler en Wolfenstein y los implacables demonios de Doom, los shooters se convirtieron en un género especialmente enfocado a la fantasía, la ciencia ficción y otros aspectos similares, pero cinco años más tarde, el director de Hollywood Steven Spielberg comenzó a trabajar en su épico filme basado en la Segunda Guerra Mundial, el cual llegaría a los cines bajo el título de Saving Private Ryan.

En relación a esto último, el señor Spielberg estaba tratando de crear una película que fueran tan realista y auténtica como ninguna otra y, mientras se encontraba desarrollándola, se le ocurrió que su compañía, la división de videojuegos de DreamWorks, podría dedicarse a realizar algo muy similar en el plano virtual, aunque llegados a este punto es importante señalar que nunca antes había existido un shooter históricamente exacto, por lo que Spielberg sintió que tal vez había llegado el momento de abrir nuevos caminos dentro del ámbito de los videojuegos, así que este director se presentó ante su equipo en DreamWorks Interactive y les propuso la idea, de modo que durante más de una década esa idea ha generado algunos de los lanzamientos más exitosos, además de haber dado origen a la franquicia más grande dentro de la historia de los juegos de disparos en primera persona, pero lamentablemente después de tantos juegos liberados con el pasar del tiempo, la serie terminó sobresaturando el mercado que había ayudado a crear en primer lugar, tras lo cual se vino abajo como un edificio antiguo e igualmente incapaz de sostener su propio peso. Por otro lado, cuando DreamWorks se estableció por primera vez en el año 1995, “Interactivo” era la palabra de moda dentro del ambiente hollywoodense, por lo que cada estudio importante, desde Paramount a Universal y hasta Disney contaba con una división interactiva recientemente integrada, así que DreamWorks no era ninguna excepción a esta particular tendencia, además de que su departamento de software, el cual por cierto estaba conformado por algunos ex trabajadores de Microsoft que habían sido atraídos por el glamour y las nuevas ideas florecientes en Hollywood, se centró en el desarrollo de varios títulos especialmente diseñados para funcionar en los ordenadores caseros, pero a diferencia de otras divisiones de software al servicio de los grandes estudios de cine, los de DreamWorks Interactive contaban con una ventaja muy importante y que pronto se convertiría en una carta de triunfo para la empresa, la cual estaba representada por la figura del gran Steven Spielberg, de modo que tanto este director barbudo como el cofundador de DreamWorks reconocieron el gran atractivo del entretenimiento interactivo mucho antes que nadie en Hollywood, aparte de que a lo largo de los años, Spielberg había ejercido una influencia muy poco reconocida sobre la temprana evolución del medio, trabajando como consultor no oficial en grandes compañías como la legendaria Atari y LucasArts, así que en DreamWorks Interactive finalmente tuvo la oportunidad que estaba esperando de obtener una experiencia más directa en lo que respecta al desarrollo de un videojuego.

Los Primeros Pasos de una Serie Legendria

De esta forma, la historia detrás de la serie Medalla de Honor comenzó, de manera apropiada, en el onceavo día del onceavo mes del año 1997, pues como ya habíamos comentado previamente, Steven Spielberg, en el momento más profundo durante la postproducción de su película titulada Rescatando al Soldado Ryan, mostró su idea para un videojuego al equipo de DreamWorks Interactive, de modo que su más reciente filme cinematográfico era demasiado sangriento como para ser mostrado los niños de esa generación, por lo que inspirándose siempre en el amor de su hijo Max por el título GoldenEye para el Nintendo 64, a Spielberg se le ocurrió compartir su interés profundamente arraigado en la Segunda Guerra Mundial con el público más joven a través de los videojuegos, así que dirigiéndose al equipo, bosquejó un concepto bastante ambicioso y que consistía en nada más y nada menos que un shooter con perspectiva en primera persona que sería especialmente diseñado para la PlayStation de la Sony Computer Entertainment, el cual estaría ambientado específicamente en el teatro europeo de guerra, al tiempo que sería nombrado en honor al más alto galardón de carácter militar que ha sido otorgado por los Estados Unidos de América, mejor conocido como la Medalla de Honor. En este mismo sentido, ya con las órdenes dadas a su equipo de colaboradores, Spielberg cerró la reunión con una sonrisa infantil y señalando que estaría de vuelta en una semana, pero lo cierto es que en ese preciso momento, había muy poco entusiasmo por el mencionado proyecto entre la dirección corporativa de DreamWorks Interactive, algo que se debía muy probablemente al hecho de que los juegos para consola no eran el foco principal de la compañía, además de que el mercado de la PlayStation no era muy grande que digamos en lo que respecta al género de los FPS, a la vez que, por muy duro que pueda parecernos en la actualidad, la Segunda Guerra Mundial fue considerada por muchos como un tema bastante pasado de moda.

Por otra parte, mientras sus demás compañeros trabajaban en el tan aclamado juego de los Pequeños Soldados, el equipo de Hirschmann, que según él estaba conformado por un grupo de inadaptados a nivel institucional, pasó los próximos siete días montando una demo usando el motor gráfico que había servido como base para la realización de su proyecto anterior, el juego Jurassic Park: El Mundo Perdido, aunque afortunadamente la demo terminaría demostrando la fiabilidad del concepto: disparar a los nazis resultaba ser una experiencia extremadamente satisfactoria, de modo que para Steven Spielberg, lo que sería la primera versión de Medal of Honor no era un simple título de corte cinematográfico basado en una licencia ordinaria, a la vez que no compartía nada de la trama de su filme Saving Private Ryan, pero aún así y como pieza de acompañamiento, compartió el tono reverencial de esta misma película, además de que justo a principios de su desarrollo, Spielberg le dijo a Hirschmann que llamara al capitán Dale Dye, un oficial de los Estados Unidos que se había retirado de la Marina, convirtiéndose poco después en un consejero militar de Hollywood que había trabajado con él durante la producción del filme Salvando al Soldado Ryan. En este mismo sentido, Dye llegó a las oficinas de DreamWorks Interactive como un temible instructor, convencido de que el estudio estaba haciendo algo desastroso y hasta reprobable, pero una vez comprobó que las intenciones del equipo eran honorables, su humor se suavizó bastante, tras lo cual este militar retirado se convirtió en un aliado realmente valioso para el equipo, dirigiéndolos en todo momento a través de un improvisado campamento de entrenamiento, al tiempo que los llamaba por sus inexactitudes militares, aunque si bien es cierto que este mismo instructor terminaría prestando su voz distintiva y autoritaria para representar la narración inicial del juego, de modo que la formación comenzaría a dar sus frutos con el pasar del tiempo, reforzando el sentido de autenticidad histórica del juego, ya que este no es sólo un shoot ‘em up propiamente dicho, pues ofrece lecciones de historia en miniatura mientras uno lo va jugando, ofreciendo al mismo tiempo antecedentes de todo, desde el OSS a la Gestapo a los cohetes V2, mientras que el arte nostálgico y los clips de vídeo logran transmitir un sentido del período, aparte de que el Medal of Honor original sigue siendo indiscutiblemente el FPS más educativo que se haya creado jamás.

No obstante, con el juego en una fase de desarrollo tan temprano en la corta vida de la consola más popular de la Sony, mucho antes de que el controlador DualShock hiciera su debut, las limitaciones técnicas del hardware eran un reto muy grande a superar por el equipo, razón por la cual los programadores hicieron lo mejor que pudieron con lo poco que tenían a su disposición, además de que la especial atención a las animaciones del personaje y a todo lo referente al sistema de inteligencia artificial le dieron al combate del juego una serie de posibilidades emergentes, ya que al lanzar una granada, un soldado nazi trataría de devolvérsela al jugador, o bien, escaparía para protegerse junto a sus demás compañeros, al tiempo que al acertar un tiro en la cabeza de algún enemigo, su casco saldría volando por los aires, de modo que como cineasta, el gran Steven Spielberg quería probar todas las capacidades del entretenimiento interactivo, por lo que ideas tales como las escenas “muéstreme tus papeles“, donde el jugador porta algunos documentos de identificación falsos en lugar de un arma, fueron intentos realmente pioneros que buscaban ampliar el alcance del género FPS, aparte de que el simple hecho de combinar tal innovación con el diseño de audio del juego, en donde por cierto se podía escuchar el silbido de un rifle de Garand mientras el enemigo gritaba algunas frases en alemán y los sonidos ambientales de aviones volando por encima junto a las excelentes composiciones del gran maestro Michael Giacchino, hizo evidente que el juego estaba destinado a la grandeza. Por otro lado, cuando el equipo de Electronic Arts recibió un disco de demostración durante la pascua del año 1998, el personal estuvo revisándolo en la oficina a lo largo de todo el fin de semana, tras lo cual agregaron inmediatamente a los genios de DremaWorks Interactive a su Programa de Socios, pero desde aquel entonces dos gran desastres tuvieron lugar, de modo que el primero de ellos fue la inesperada masacre de Columbine, un lamentable acontecimiento que influyó de forma negativa en la percepción del público hacia los shooters con perspectiva en primera persona, así que para los genios de DreamWorks Interctive, lo anterior era potencialmente desastroso, debido a que al menos una versión temprana del juego había sido increíblemente sangrienta, por lo que poco después de tuviera lugar la Masacre de Columbine, el equipo decidió sacar toda la sangre del juego, siendo esta una decisión que, independientemente de las cuestiones relacionadas con la sensibilidad de las audiencias, también dio a esta primera versión de Medalla de Honor un comportamiento mucho más adulto.

Pocos meses después, y con una fecha de lanzamiento inminente, el equipo de DreamWorks Interactive era comprensiblemente reacio a cumplir con la anterior solicitud, pero muy a pesar de ello, era evidente que Steven Spielberg estaba muy preocupado de que el tema fuera demasiado sensible para el publico recientemente afectado por el asunto de Columbine, de modo que el equipo logró tener todo listo y el juego fue finalmente lanzado al mercado durante el mes noviembre del año 1999, tras lo cual Medal of Honor rápidamente se convirtió en el título más exitoso de la DreamWorks Interactive, aunque si bien es cierto que este gran éxito fue algo así como una victoria pírrica, pues los jefes de DreamWorks Interactive, golpeados duramente por las pérdidas de la división interactiva, ya habían puesto en marcha la venta de la compañía a los veteranos de Electronic Arts, por lo que Medal of Honor logró recabar más de 1.000 millones de dólares en toda su vida, pero el equipo de DreamWorks y Steven Spielberg habían cobrado los beneficios antes de tiempo. En este mismo sentido, Spielberg describiría más tarde la venta como la cosa “más inteligente y tonta” que jamás hubiese hecho en su vida, pero a pesar de sus arrepentimientos, él personalmente entregó un cheque de bonificación al equipo, aunque Hirschmann, que había ido mucho más allá de su deber, consiguió algo aún mejor todavía y que consistía en una carta de recomendación destinada al gran amigo de Spielberg, el director George Lucas, responsable de la saga Star Wars y de otros proyectos igualmente legendarios, así que después de trabajar arduamente en varias secuelas de Medal of Honor para la gente de Electronics Arts, este productor se trasladaría posteriormente a LucasArts, aunque si bien es cierto que el legado real de Medal of Honor no consistía en sus enormes ventas o la franquicia que produjo tras de sí, ya que representaba algo mucho más allá, pues realmente fue la primera señal de que el medio de los videojuegos podía apoyar la visión única de un narrador de alto calibre como Steven Spielberg, aparte de que también era una prueba fehaciente de que un videojuego podía abordar un tema tan importante como la Segunda Guerra Mundial con mucho éxito.

En concordancia, poco tiempo después de que Spielberg propusiera esta idea, el concepto adquirió rápidamente una vida propia, ya que por un lado, a finales de la década de los 90, los shooters para las consolas caseras eran una burla, además de que a pesar de éxitos de alto perfil como el legendario Golden Eye para la Nintendo 64, en su mayor parte, algunos de los mejores shooters fueron lanzados para los ordenadores caseros, de modo que la gente de DreamWorks Interactive evitó seguir esta misma tendencia, desarrollando así un juego con un carácter totalmente exclusivo para el Playstation original, aunque si bien es cierto que técnicamente hablando, también sería el primer juego basado en la Segunda Guerra Mundial exclusivo para el Plasytation One, pero de nuevo en muchos sentidos este fue el primer juego inspirado en la Segunda Guerra Mundial a nivel general, así que para asegurarse de que el juego contaría con una precisión histórica muy marcada, la gente de DreamWorks se aseguró de que todo en el juego fuera muy fiel desde de los modelos de armas a los uniformes y hasta en lo referente a los efectos de sonido, aparte de que mientras otros juegos de disparos presentaban a un superhéroe invencible, Medal of Honor haría que los jugadores se sintieran más como otra alma perdida y atrapada en el frente, un verdadero héroe de carne y hueso.

La Revolución de Medal of Honor

En relación a esto último, cuando el juego fue lanzado en noviembre de 1999 terminó convirtiéndose en toda una revelación dentro de la industria, lo que se debió principalmente a que los valores de producción del título fueron mucho más allá de lo habitual, además de que de arriba a abajo, Medal of Honor se presentó ante el público como el siguiente salto cuántico en el entretenimiento interactivo, de modo que el juego en sí nunca fue repetitivo en lo más mínimo, variando desde el combate en primera línea hasta la infiltración y el sigilo, así los jugadores pudieron sumergierse en el juego como un agente de la OSS reclutado fuera del ejército y por lo tanto era tanto un espía como un soldado, pero no importaba si él estaba infiltrándose o disparando en cualquier lugar, pues como el teniente Jimmy Patterson, el jugador siempre se enfrentó a algunos de los mejores sistemas de IA nunca antes vistos en un videojuego, aunque si bien es cierto que el lanzar una granada en sí no era nada nuevo, pero el simple hecho de tener esa misma granada de regreso en nuestra propia cara era una dinámica completamente diferente a lo que ya estábamos acostumbrados a ver dentro del plano virtual, al tiempo que el juego en su totalidad fue revisado y vendido como pan caliente tras su introducción oficial al mercado, ayudado en gran parte por la popularidad de la película Salvando al Soldado Ryan, así que de repente, tanto los juegos de disparos realistas de la Primera Guerra Mundial, al igual que shooters especialmente diseñados para funcionar en las consolas ya eran algo muy estándar, esto debido a que los de DreamWorks Interactive habían logrado crear su propio subgénero en el proceso. En este mismo sentido, su éxito fue tal que su editor, representado en la figura de los veteranos de Electronic Arts, quería hacerse con todas las mentes de la compañía, razón por la cual en algún momento durante el transcurso del mes de febrero del año 2000, Electronics Arts anunció de manera oficial que compraría a DreamWorks Interactive directamente, además de que en el mes octubre del mismo año, DreamWorks, ya bajo el control absoluto de Elecronic Arts, se dispuso a lanzar al mercado lo que sería una secuela directa bajo el nombre de Medal of Honor: Underground, de modo que mientras el juego real sería bastante similar a su predecesor, el equipo de desarrollo tomó la audaz decisión de cambiar considerablemente la historia de un soldado estadounidense del género masculino por una nueva en la que participaba por primera vez una mujer perteneciente a la Resistencia Francesa durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que esta importante decisión ordenadamente permitió que el juego fuera a lugares a los que la gran mayoría de los juegos nunca habían transitado, pero aún así y a pesar de ser elogiado por contar con una evidente mejora a nivel de gráficos e inteligencia artificial, así como también por el hecho de ofrecer otra experiencia estelar, el juego se enfrentaba a un inconveniente muy importante, ya que todavía era un título especialmente diseñado para la Playstation Original, mientras que la Playstation 2 de la Sony Computer Entertainment ya había sido lanzada al mercado durante el transcurso de ese mismo mes.

Sin embargo, luego del arribo de la célebre versión conocida como Underground, los veteranos de Electronic Arts se pusieron a trabajar inmediatamente en un juego de próxima generación, pero ahora que esta misma empresa era propietaria de la mejor franquicia del género, buscaban la manera de distribuirla en tantas formas como les fuera posible, por la que ya era hora de traer a la nueva superestrella de los FPS a la casa original de dicho género y que consistía en los ordenadores caseros, así que cuando la entrega denominada Medal of Honor: Allied Assault irrumpió en los hogares de los jugadores durante el mes de enero del año 2002, fue rápidamente aclamada como una obra maestra del medio, además de que también hizo un uso intensivo de elementos basados en scripts que permitieron un mayor nivel de inmersión y emoción que ningún otro juego disponible en el mercado era capaz de igualar, de modo que asistiendo a algunas de las operaciones más grandes de la guerra, Allied Assault dio vida a la Segunda Guerra Mundial de una manera en la que ningún otro lanzamiento había logrado hacer, pero lo cierto es que en el futuro próximo, el éxito de la entrega Allied Assault resultaría ser una carga bastante enorme para los astutos de Electronic Arts, aparte de que no sólo el público compararía cada una de las siguientes versiones de Medal of Honor de una manera desfavorable, sino que el equipo que originalmente trabajo en ellas dejaría las instalaciones de Electronic Arts de forma definitiva para intentar reinventar al shooter de guerra con una nueva franquicia que pronto lograría eclipsar a su antepasado. Por otro lado, poco después del éxito del juego original y del gran alcance obtenido por la versión Allied Assault, los veteranos de Electronics Arts querían producir un juego de Medalla de Honor cada año, siendo esta una idea que al principio parecía ser muy buena, razón por la cual la entrega Medal of Honor: Frontline fue lanzada para la Playstation 2 de Sony durante el transcurso del mes de mayo del año 2002 logrando cosechar muy buenas críticas y una vez más Electronic Arts demostró sin sombra de duda que los shooters podían trabajar adecuadamente en las consolas caseras, pero más importante aún, el desarrollador había demostrado abiertamente que podían manejar la próxima generación de tecnologías, de modo que lanzaron el juego para la Xbox y GameCube en el mes de noviembre de ese mismo año, aunque mientras el juego en sí era algo grande, no constituía algo más allá de una experiencia demasiado familiar, lo que se debe en gran parte al hecho de que la Europa desgarrada por la guerra era sin lugar a dudas un escenario que estaba perdiendo cada vez más su novedad, así que durante el año 2003, el estudio cambió el trasfondo del juego al Teatro del Pacífico de la Guerra, lanzando al mercado la versión que sería denominada como Medal of Honor: Rising Sun con disponibilidad para todas las consolas existentes por aquel entonces.

Electronic Arts y sus Malas Decisiones

Con ello la gente de Electronic Arts esperaba que el cambio en la configuración obligara a las audiencias a adaptarse a la nueva experiencia de la misma manera que lo había hecho el original, pero por desgracia el título estaba lleno de una gran cantidad errores y fallas diversas, al tiempo que carecía de esa sensación de pulido, una característica que había hecho a la serie tan famosa desde el principio, además de que mientras las imágenes y los efectos sonoros se mantuvieron siempre en la primera categoría, el resto de las cosas se sentían como muy apresuradas, de modo que a lo largo de la comunidad mundial llegó una noción desagradable de que Electronic Arts solamente estaba interesada en montar una buena reputación, así que para empeorar todavía más las cosas, durante ese mismo año, el equipo que estuvo detrás de la versión Allied Assault logró lanzar al mercado su nuevo juego bajo el nombre de Call of Duty, un titulo amparado por la editora rival Activision, por lo que la primera entrega de Call of Duty fue instantáneamente aclamada como un clásico y simplemente como uno de los mejores shooters de guerra jamás realizados, trayendo como resultado que la gente de Electronic Arts intentara desesperadamente recuperar el primer puesto con la introducción al mercado de Medal of Honor: Pacific Assault y European Assault respectivamente, pero lo cierto es que los críticos todavía señalaban a Allied Assault como el punto más alto logrado por la franquicia, sugiriendo al mismo tiempo que la serie había pasado ya su momento pico, aparte de que la tensión de producir un juego anualmente contribuye mucho en comprometer y dañar la producción de los mismos, a la vez que las campañas eran demasiado cortas para un título de tal envergadura e igualmente la entrega European Assault carecía por completo de un Modo más enfocado en la experiencia Multiplayer. En este mismo sentido, finalmente, los de Electronic Arts se dieron cuenta de que necesitaban sacudir las cosas un poco, así que Medal of Honor: Vanguard fue lanzado para el Nintendo Wii y para la Playstation 2 de la Sony Computer Entertainment, aunque en realidad el juego de Wii debía ser capaz revolucionar el género de los shooters por medio del aprovechamiento de los controles de movimiento innovadores ofrecidos por esta misma consola, pero a la larga los encuestados señalaron que el sistema de control de esta nueva versión de la seríe eran bastante mediocres, de modo que mientras sus elementos visuales fueron elogiados por ser de lo mejor que se podía encontrar entre los demás lanzamientos disponibles para la plataforma, el juego no pudo dejar el impacto que Electronic Arts había estado esperado desde el principio, por lo que decidieron intentarlo de nuevo con Medal of Honor: Airborne. En relación a esto último, por ahora estaba claro que la Segunda Guerra Mundial había seguido su curso como una simple moda dentro del ámbito de lo videojuegos, ya que si bien es cierto que esta nueva versión fue considerada como el mejor juego de la franquicia visto en años, la serie simplemente no estaba vendiendo de la misma forma en la que solía hacerlo, de modo que nuevamente para empeorar las cosas, el equipo de Activision abandonó la Segunda Guerra Mundial en favor de los combates modernos para poder lanzar el extraordinario Call of Duty 4 y obtener ganancias inesperadas a medida que el juego pasaba a ser el FPS más vendido de toda la historia, por lo que Electronic Arts desapareció del radar poco antes de que algunos rumores comenzaran a circular, indicando que estaban de hecho trabajando en su propio juego inspirado en la era moderna para competir con el nuevo rey del género, aunque seguramente después de muchas especulaciones similares, la gente de Electronic Arts confirmó en el mes de diciembre del año 2009 el lanzamiento al mercado de una entrega que sería conocida con el nombre de Medal of Honor, así tal y cual; sin subtítulo alguno. En este mismo sentido, la nueva versión del juego se establecería en un conflicto contemporáneo que se estaría librado dentro del territorio de Afganistán, en donde se incluía tanto a los soldados ordinarios como a los Operadores de Nivel Uno de la Super Elite, además de que como ya era costumbre, los de Electronics Arts querían asegurarse de que su título fuera lo más preciso y auténtico posible, razón por la cual lograron sorprender al público cuando anunciaron que su propio equipo de desarrollo se centraría únicamente en el Modo para un solo jugador del juego, de modo que para desarrollar la parte enfocada en la experiencia Multiplayer lograron contar con la ayuda de DICE, el estudio que siempre ha estado detrás de la legendaria serie conocida bajo el nombre de Battlefield, trayendo como resultado que el juego fuera capaz de ofrecer una experiencia basada en dos motores separados, siendo el primero de ellos el Unreal 3 que fue utilizado para llevar a cabo la creación de toda la campaña, mientras que el segundo consistía en el poderoso Frostbite, el cual sería utilizado para el Modo Multiplayer, pero lamentablemente, esta innovación de Electronic Arts sería de muy corta duración, ya que la franquicia Call of Duty continuó dominando el mercado tras el lanzamiento de Black Ops y sus secuelas récord de Modern Warfare, así que poco tiempo después de la introducción de Black Ops 2, la gente de Electronics Arts esperaba recuperar la magia de su original con la llegada de Medal of Honor: Warfighter.

La Caída de un Gigante

En concordancia, el juego en cuestión recibió críticas mixtas y muy negativas, siendo en todo momento duramente criticado por ser un lanzamiento evidentemente apresurado, lleno de innumerables fallos y sin una identidad propia claramente definida, además de que los críticos elogiaron los elementos visuales utilizados que destacaron a Warfighter como uno de los juegos más bellos que utilizaban el motor Frostbite 2 desde la llegada del gran Battlefield 3, mientras que otros afirmaban que el concepto detrás de Warfighter era sólido pero la ejecución dejaba mucho que desear, al tiempo que Ben “Yahtzee” Croshaw, de Zero Puncture, siguió ridiculizando al juego tras sugerir que la entrega Warfighter de Medal of Honor se vino abajo con todos los elementos que hacen a los shooters modernos tan despreciables, citando en todo momento el trasfondo histórico sin inspiración utilizado como base por el equipo desarrollador, los momentos excesivos y la falta de entrada del jugador en lo referente a la trama real, mientras declaraba que “ser jugado por un ser humano consciente de sí mismo fue clasificado por los desarrolladores como un error“. En este mismo sentido, posteriormente colocó a Medal of Honor: Warfighter en el segundo puesto de su lista de peores juegos lanzados durante el año 2012, describiéndo a esta nueva entrega de la serie como “desagradable, incoherente y aburrida“, de modo que la franquicia Medal of Honor claramente tiene un pobre historial que sale a relucir siempre que uno trata de profundizar en la historia del género moderno de los shooters bélicos, pero en una industria cada vez más aburrida que le apuesta desesperadamente a la “nueva era del combate“, la desarrolladora Electronic Arts no tiene que soportar el mismo escrutinio, aparte de que la serie Medal of Honor floreció en un escenario basado en la Segunda Guerra Mundial y podría llegar a hacer mucho más con la intención de revitalizar el género, siempre que tome en cuenta la experiencia a nivel Multiplayer y que logre concentrarse en los detalles íntimos que hicieron a esta franquicia tan grande durante sus humildes y tortuosos inicios en un sistema tan limitado como la consola Playstation One de la Sony Computer Entertainment.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More By tusjuegosdeguerra.com
  • ACCIÓN

    Middle-earth: Shadow of War (PC)

    Middle-earth: Shadow of War, a Principios del Mes de Octubre Podremos Disfrutar de la Secuela Directa de Middle-earth: Shadow of Mordor, ...
  • ACCIÓN

    Doom 2016 (PC)

    Indice de temas de este post1 Doom 2016, a Mediados del año Pasado la Gente de id Software Introdujo en el ...
  • ACCIÓN

    Wolfenstein (Saga Completa)

    Wolfenstein, La Carta del Triunfo de la Id Software que Abrió Camino a Todos los Shooters con Perspectiva en Primera Persona ...
  • ACCIÓN XBOX 360

    Quake (Saga Completa)

    Indice de temas de este post1 Quake, Uno de los Mejores Trabajos de Id Software y Definitivamente Una de las Propuestas ...
  • ACCIÓN

    Death to Spies: Moment Of Truth (PC)

    Indice de temas de este post1 Death to Spies: Moment Of Truth, Haggard Games Vuelve al Ruedo con la Secuela Directa ...
  • ACCIÓN

    Quake Champions (PC)

    Quake Champions, Definitivamente Una Muy Buena Noticia para los Fans de los Shooters con Perspectiva en Primera Persona de Antaño. Aunque, ...
Load More In ACCIÓN

Check Also

Middle-earth: Shadow of War (PC)

Middle-earth: Shadow of War, a Principios del Mes ...

Juegos