ACCIÓN

Call of Duty (Saga Completa)

Call of Duty, Una Franquicia Realmente Exitosa Dentro del Género de los Shooters Bélicos con Perspectiva en Primera Persona que Logró Establecerse en un Firme Sitial Gracias al Legado de Medal of Honor

Obedeciendo el Llamado al Deber

Hemos regresado con mucha energía y ahínco para entrar de lleno en este comienzo de semana con lo que será un artículo bastante extenso y enfocado por completo en una sola serie, la cual por cierto nació poco tiempo después de que Medal of Honor lograra preparar el terreno para las generaciones de shooters por venir, aunque como ya comentábamos en un artículo anterior, esta franquicia precursora que tuvo su origen en una idea que el director Steven Spielberg y su equipo de colaboradores en DreamWorks Interactive llevaron a cabo con la mejor intención posible no pudo ser capaz de soportar su propio peso, lo que se debió en gran parte a las malas decisiones por parte de Electronics Arts, quienes parecían darle mucho más importancia a la exposición de la marca que al desarrollo del juego en sí y otros detalles, de modo que mientras Medal of Honor se hundía cada vez más como si se tratara de un barco de piedra, otra franquicia lograba ganar mucho más terreno dentro del ámbito de los shooters basados en la Segunda Guerra Mundial, aunque si bien es cierto que esta tomó prestados literalmente muchas de las ideas que ya se habían puesto en práctica dentro de la serie Medal of Honor con cierto éxito, sobre todo aquel enfoque realista que tanto le había caracterizado desde sus humildes y tortuosos inicios como un intento para crear un juego de disparos especialmente diseñado para funcionar en la robusta PSX de la Sony Computer Entertainment. En este mismo sentido, el alto nivel de realismo, o al menos su apariencia, fue durante mucho tiempo, un elemento básico de la serie Call of Duty, considerada como la heredera directa e indiscutible del legado de Medal of Honor, a pesar de que la franquicia se hizo mucho más extravagante tras la introducción de la historia correspondiente a la entrega que conocimos bajo el nombre de Black Ops, la cual por cierto todavía estaba enmarcada en torno a una serie muy compleja de eventos transcurridos en el mundo real, tales como la Guerra de Vietnam y la invasión a la Bahía de Cochinos, pero en realidad todo lo anterior llegó a su fin en gran medida con la introducción al mercado de la versión denominada Black Ops II, ya que esta fue la entrega más popular de la franquicia hasta la fecha e igualmente el comienzo de su posterior declive, de modo que los números hablan por sí solos, pues según VGChartz, las ventas de la serie Call of Duty tuvieron una caída muy significativa en los años posteriores al lanzamiento de la entrega Black Ops II, una entrada que logró romper todos los récords previamente establecidos en el año 2012, aparte de que las versiones Ghost se vendieron mal por los altos estándares anteriores de la saga, con Advanced Warfare marcando una pauta a seguir, pero incluso Black Ops III no pudo ser capaz de superar el éxito alcanzado por Modern Warfare 3 o Black Ops II.

En resumen, en los seis años posteriores al lanzamiento oficial de la entrega Modern Warfare original, las ventas de la franquicia Call of Duty solamente continuaron subiendo, al tiempo que cada nueva entrega terminaba vendiendo aún más unidades que su predecesora, pero en los cuatro años desde la introducción al mercado de Black Ops II, las ventas de Call of Duty han seguido bajando, siendo esta una tendencia que no da señales de cambio, además de que también es importante señalar que VGChartz no es en realidad una fuente perfecta en relación a datos de ventas por cualquier medio, pero aún así, para una importante versión como Call of Duty, los números son relativamente muy precisos, entonces habría que hacernos las siguiente interrogantes: ¿cuál es la verdadera razón detrás de la actual tendencia? Y ¿Por qué Call of Duty no está vendiendo tanto como solía hacerlo en un principio?, de modo que parte de esto muy probablemente tenga su origen en el calendario de liberación anual adoptado para la franquicia, en consecuencia y a medida que va pasando el tiempo, con una nueva entrada para la serie llegando tras cada año, más jugadores comienzan a aburrirse de una franquicia que parece incapaz de tomarse un respiro, el cual por cierto resultaría ser muy valioso para meditar en base a sus múltiples errores, aunque también proponemos otra posible razón y que consiste en el hecho de que la popularidad de la franquicia solamente ha seguido creciendo durante el período en que los juegos se establecieron en acontecimientos transcurridos durante épocas pasadas, o bien, tomando como base argumentos de ficción desarrollados en los tiempos modernos, por lo que la desaceleración en el nivel de ventas llegó tras el advenimiento de las entregas Ghost, evidentemente mucho más centradas en acontecimientos de carácter futuro, seguidos por otras más que se inspiran en un periodo aún más distante todavía y que conocimos bajo el particular nombre de Advanced Warfare, aparte de que a continuación, se nos invitaba a sumergirnos aún más allá del tiempo en el particular ambiente futurista de la entrega Black Ops III. En este mismo sentido, ¿Podría ser que más jugadores disfruten de las entradas reales de la franquicia sobre los escenarios futuros cada vez más exagerados y distantes de los juegos más recientes?, la anterior es una pregunta muy válida e interesante, pero no hay manera real de saberlo, por supuesto, ya que la saga Call of Duty todavía es capaz de vender cantidades bastante considerables de unidades, al tiempo que genera miles de millones de dólares para los veteranos de Activision año tras año, de modo que la versión Infinite Warfare bien podría llegar a convertirse en el juego más vendido de la franquicia hasta la fecha, pero más allá de los números que tenemos ahora, eso no parece ser algo muy probable después de todo, pues ¿Qué pasaría si la serie Call of Duty volviera a centrarse en un escenario de carácter histórico, o incluso tiempos relativamente actuales en la forma de algo muy parecido al contexto imperante en Modern Warfare 4?, por lo que de ser así ¿La franquicia volvería a ver un pico de ventas en sus gráficas que a la vez terminaría restaurándola a los tiempos de su antigua gloria?.

Lo anterior, sería en realidad un experimento bastante fascinante, y uno que esperamos pueda suceder algún día por el bien de esta gran serie bélica, ya que con un total de tres equipos de desarrollo independientes creando una nueva entrega de Call of Duty en un ciclo rotativo de tan solo tres años, uno bien podría llegar a pensar que al menos una de estas compañías desarrolladoras haría todo lo posible por probar algo diferente y que fuera mucho más atractivo para los fans, de modo que durante estos últimos años, la serie Call of Duty nos ha llevado al futuro sin mirar atrás en ningún momento, así que ¿Qué pasaría si de repente nos devolviera al pasado?, pues es un hecho que no hay una escasez de guerras históricas que podrían servir de escenario para cualquier otro lanzamiento de la serie, ya se trate de la casi siempre ignorada Primera Guerra Mundial o de una versión totalmente basada en la Guerra de Vietnam, lo que a la larga demuestra que las posibilidades son más que infinitas, además de que incluso si los veteranos de Activision son reacios a irse tan atrás en el tiempo, un simple retorno a un contexto de carácter moderno bien podría potencialmente hacer maravillas para la franquicia, así que teniendo esto en consideración, se puede afirmar que la trilogía Modern Warfare resultó ser tan popular porque, a pesar de ser un poco extravagante en algunas oportunidades, la misma estaba arraigada con cierta firmeza en el mundo real, al tiempo que las entregas que la conforman fueron capaces de llevar a los jugadores hasta lugares directamente extraídos de nuestra realidad inmediata, desde las inmensas calles de la ciudad de Nueva York hasta las peligrosas favelas de Brasil, hasta el Oriente Medio totalmente devastado por la guerra a las ruinas abandonadas de Chernobyl. En este mismo sentido, los lugares anteriormente mencionados cuentan con un trasfondo histórico muy real detrás de ellos, siendo este un elemento que los desarrolladores de juegos pueden manipular a su antojo con la intención de producir nuevos argumentos de sacrificio y audacia, además de que es un hecho innegable que liberación de una nueva entrega de Call of Duty solía ser un evento de gran importancia para toda la comunidad alrededor del mundo, al tiempo que representaba una maravillosa oportunidad para que los jugadores una vez más entraran en las botas de un soldado promedio que hacía todo lo posible por dejar una huella importante en la historia, aunque si bien es cierto que la trilogía Modern Warfare comenzó a centrarse cada vez más en varios grupos específicos relacionados directamente con las fuerzas especiales, pero aún así cada uno de los personajes que conocimos todavía se sentía humano, al tiempo que habían algunas apuestas bastante reales, pues el simple hecho de ver al territorio americano siendo invadido repentinamente por las fuerzas rusas en Modern Warfare 3 era algo que invocaba la emoción real, aparte de que el solo ver una bomba nuclear explotando en el Modern Warfare original significaba algo.

La Guerra se Hace Infinita

Sin embargo, queda aún por verse si la serie Call of Duty alguna vez volverá a un período de tiempo anterior con la intención de traernos una nueva entrega, por lo que dicho esto, los fans más jóvenes de la franquicia al menos han tenido una cosa más que esperar con ansias durante el transcurso del año pasado, ya que como parte del paquete “Legacy Edition” de la versión Infinite Warfare, los jugadores también recibirían una copia digital de Modern Warfare completamente remasterizada, de modo que por fin, el juego que inició la dramática subida de la franquicia estará regresando triunfante a nuestras vidas, por lo que si este se vende muy bien, probablemente los veteranos de Activision se animarán a remasterizar otras entradas más antiguas de la serie, además de que a juzgar por las diferentes reacciones en las redes sociales, los fans parecían estar muy emocionados por el simple hecho de revivir el clásico de 2007 como por sumergirse en el nuevo contexto de Infinite Warfare, siendo esto algo que Activisión debería tomar muy en cuenta a partir de ahora, aunque más allá de ello, tenemos que tras un breve vistazo, podemos decir que el primer título de la serie Call of Duty es realidad como cualquier otro juego de disparos disponible en el mercado, siendo a la vez extraordinariamente ordinario, aparte de que para los no iniciados, vale decir que este juego se parece a cualquier otra propuesta basada en el papel de los soldados en los tiempos de guerra, a la vez que la acción transcurre bajo una perspectiva en primera persona. No obstante, es la capacidad de Call of Duty para superar a la competencia, sin necesidad de usar ningún tipo de trucos que atraigan la atención, lo que le hace tan excepcional, ya que incluso con más de seis juegos apropiados en todos estos años y un buen número de spin-offs, la serie Call of Duty arrebató la corona de franquicia anual basada en la Segunda Guerra Mundial a la empresa más grande dentro de la industria de los videojuegos, al tiempo que ayudó a allanar el camino para la conquista mundial por parte de los veteranos de Activision, de modo que hasta la eventual aparición de Black Ops, no mostró casi ningún signo de desaceleración, además de que una de las verdaderas ironías de la desarrolladora Infinity Ward consiste en que ayudaron a construir el mismo nombre de marca con el que pasarían compitiendo durante los años subsiguientes, ya que la gente de Electronic Arts tuvo un éxito realmente sorpresivo con el lanzamiento al mercado del primer Medal of Honor para la primera PlayStation, siendo este un juego que ofreció una experiencia bastante profunda y creíble en primera persona con un sistema que había luchado durante hace muchísimo tiempo con el género, aparte de que una secuela muy acertada le siguió, aunque si bien es cierto que ya para el tercer juego de la serie, la gente de Electronic Arts quiso tomar un rumbo diferente con un juego de la serie Medal of Honor que aparecería de forma exclusiva en los ordenadores caseros.

Nace una de las Mejores Franquicias Shooters Basadas en la Segunda Guerra Mundial

En relación a esto último, la empresa en cuestión se sentía muy atraída en ese preciso momento por al desarrollo interno de los ordenadores caseros, razón por la cual los de Electronics Arts emplearon al gran equipo de 2015 Inc., esto con la intención de llevar a cabo el desarrollo de su juego, aunque si bien es cierto que la gente de Electronics Arts ya estaban preparando la entrega Medal of Honor: Frontline para su eventual lanzamiento en las consolas no mucho tiempo después, liberando el anterior trabajo de 2015 Inc. con un carácter exclusivo para los ordenadores, pero en realidad eso no obedecía a ningún objetivo de carácter automático, ni menos aún a ningún compromiso para la limitada RAM de la Playstation 2 y un Modo en Línea bastante robusto, ya que la versión conocida como Allied Assault fue sin lugar a dudas un nuevo comienzo para esta famosa serie de juegos de disparos inspirada en la Segunda Guerra Mundial, de modo que Allied Assault dio el tono para afinar los futuros lanzamientos de la serie, aunque mientras los primeros juegos de la misma nos presentaron a protagonistas solitarios en improbables misiones de infiltración, Allied Assault fue capaz de retratar una instantánea bastante creíble de la guerra, basándose siempre en batallas de carácter histórico en lugar de un argumento de ficción directamente relacionado con el espionaje. En este mismo sentido, lo anterior no quiere decir que la entrega Allied Assault haya contado con un enfoque demasiado realista, pues buena parte de la brillantez de la serie Call of Duty y de su precursora conocida bajo el nombre de Medal of Honor consistía en su capacidad para transmitir una realidad bastante creíble a través de un filtro de índole cinematográfico, además de que los eventos basados en scripts hicieron lo suyo para que los jugadores experimentaran una visión mucho dramática de la acción con cada nueva oportunidad que se les presentaba, de modo que el juego seguía siendo una experiencia muy lineal en gran medida, pero aún así era realmente capaz de engañar a los jugadores para que estos se sintieran como parte importante de una guerra desarrollada en grandes ambientes al aire libre, con un montón de soldados alrededor y unos valores de producción increíbles, aunque si bien es cierto que este no era el único juego basado en la Segunda Guerra Mundial disponible en mercado durante aquella época, ya que la entrega Medal of Honor: Allied Assault se encontró en las estanterías junto al recientemente lanzado Return to Castle Wolfenstein, y unos meses antes del propio Battlefield 1942 de Electronics Arts, por lo que bien podríamos decir que literalmente decenas de juegos inspirados en la Segunda Guerra Mundial fueron liberados durante ese mismo año, incluyendo por supuesto a Deadly Dozen y Hidden & Dangerous dentro de la lista, pero afortunadamente el nombre de Medal of Honor contaba aún por aquel entonces con un poco de influencia, aparte de que los impresionantes resultados de revisión confirmaron más tarde que Allied Assault era un título verdaderamente especial.

Igualmente, el gran equipo de desarrolladores presentes en la empresa 2015 Inc. ya sabían que estaban en algo muy bueno, pero al mismo tiempo sabían que el triunfo nunca sería realmente suyo, de modo que los involucrados en la creación de Allied Assault un día empacaron sus cosas y se fueron sin mirar atrás, no porque quisieran escapar del trabajo para el que fueron contratados, sino porque querían continuarlo y mejor aún, anhelaban llevarlo a cabo en base a sus propios términos, por lo que la desarrolladora conocida como Infinity Ward fue fundada durante el año 2002 por un total de 22 miembros del equipo que estuvo detrás de la entrega Allied Assault de la saga Medal of Honor, lo que resultaría ser casi toda la configuración original de dicho grupo, además de que ellos sabían que su juego era muy bueno y a la vez estaban completamente seguros de que podían hacerlo aún mejor todavía, pero lo cierto es que ya habían creado un monstruo demasiado grande, pues Medal of Honor estaba haciendo la transición de una serie pequeña y muy estimada a una franquicia completa que invadiría tantas plataformas como le fuera posible al menos una vez al año, aunque fue precisamente este deseo de asumir las riendas del monstruo lo que preparo el camino para el surgimiento de una nueva serie, aparte de que el resto de la industria ya había notado el rotundo éxito que tenían los veteranos de Electronics Arts con sus shooters basados en temas de carácter histórico, razón por la cual todos querían disfrutar un pedazo de ese mismo pastel de calabaza. En este mismo sentido, la oportunidad de atacar con el mismo equipo que ayudó a construir uno de los momentos decisivos de su competencia era demasiado buena como para dejarla pasar, por lo que Activision compartió el deseo de Infinity Ward de hacerle frente a Medal of Honor, así que para la primavera del año 2003, anunciaron el lanzamiento oficial del primer Call of Duty, aunque llegados a este punto es importante señalar que esta nueva serie no se dio a conocer como un simple juego, sino que se hizo más bien como una marca, ya que mientras la mayoría de las series tienden a crecen de forma orgánica a través de un solo juego, los genios de Activision tenían planes mucho más grandes desde el principio, de modo que por suerte para ellos, el equipo de Infinity Ward no les defraudó, así que poco antes de la llegada de Call of Duty al mercado, Activision adquirió al desarrollador del mismo y lo puso inmediatamente a cargo de la serie, lo que evidencia que Infinity Ward parecía tener un grado de control que al parecer le faltaba a la gente de Electronics Arts.

Asimismo, el estreno de la primera entrega de Call of Duty fue realmente satisfactorio por las buenas críticas recibidas y un nivel de ventas realmente fuerte, pero a pesar de no haber reinventado la rueda, la jugabilidad seguía siendo todavía muy similar a la de Allied Assault, siendo esta última una entrega que trajo consigo un nivel de pulido sin precedentes para el género, ya que era un ejercicio perfecto de calidad sobre cantidad, además de que como si se tratara de una película de Hollywood, Call of Duty fue perfectamente capaz de llenar los momentos más estimulantes de la guerra sin ninguna de las cosas lentas que nadie quiere ver, aunque si bien es cierto que no fue un juego muy largo, pero aún así lo que mostró fue algo realmente memorable y muy emocionante, pues no fueron sólo los eventos basados en scripts y las explosiones gigantes lo que hicieron que Call of Duty fuera tan creíble, sino que más bien eran los detalles del pincel fino: la música oída a través de una radio, la partida de damas jugada entre los soldados enemigos, la charla entre nuestros compañeros de pelotón, entre otros más, aparte de que a diferencia de la gran mayoría de los juegos de la serie Medal of Honor, aquí no jugábamos asumiendo el rol de un pistolero solitario, sino que éramos un miembro de un pelotón de soldados de infantería que se apoyaban entre sí bajo cualquier circunstancia. En este mismo sentido, y a pesar de que no se podían emitir órdenes como en los shooters con orientación táctica, esta primera entrega ayudó a que los jugadores se sintieran conectados a algo mucho más grande, sin dejar de preservar en ningún momento la acción de carácter Arcade que ya conocía el desarrollador, de modo que Call of Duty también tomó la audaz decisión de abandonar una sola narración, ya que mientras los juegos de la serie Medal of Honor seguían mostrándonos a soldados solitarios durante todo el transcurso del juego, Call of Duty le confirió un enfoque mucho más honesto a su particular interpretación de la guerra, de modo que los valientes hombres que lucharon en la Segunda Guerra Mundial eran héroes, pero no seres con poderes y habilidades demasiado excepcionales, al tiempo que hubo millones de personas que lucharon y lamentablemente murieron cumpliendo con su deber, así que esto fue solamente una interesante colección de sus mejores momentos en lugar de ser una fantasía idealizada sobre un solo hombre que fue capaz de ganar la guerra por sí mismo, aparte de que esto también liberó creativamente a los desarrolladores permitiéndoles retratar múltiples perspectivas y diferentes teatros, cubriendo de esta forma las batallas de los estadounidense a través de Francia, mientras los británicos invadían Alemania desde otro camino y los rusos se preparaban para luchar contra los nazis en el frente oriental.

En vista de ello, y a pesar de que la jugabilidad todavía se centraba en el tiro al blanco, la variedad y diversidad de misiones era evidentemente mucho mayor que cualquier otra cosa dentro del género, lo que iba desde la guerra urbana hasta una pelea en un acorazado, llegando inclusive a representar un asalto con tanques soviéticos, de modo que los veteranos de Activision tuvieron un gran éxito, pero por supuesto lo anterior fue sólo el comienzo, pues más entregas de la serie Call of Duty fueron puestas en marcha de forma inmediata, trayendo como resultado que un paquete de expansión conocido como United Offensive fuese lanzado al año siguiente con una nueva campaña y algunas mejoras bastante notables, incluyendo a su vez la preparación de granadas sujetándolas antes de lanzarlas al enemigo y la capacidad de correr por un corto periodo tiempo, además de que también cumplió con la función de agregar tres nuevos modos Multiplayer que serían: Dominación, Asalto a la Base y Captura la Bandera, de maneera que el debut de la serie en el ámbito de las consolas no estaba muy lejos, por lo que la versión Call of Duty: Finest Hour fue posteriormente lanzada para la Xbox de la Microsoft, la Playstation 2 de la Sony y el GameCube de la Nintendo en el mes noviembre del año 2004, trayendo consigo un excelente Modo Campaña y a un grupo completo de aliados de controlados en todo momento por el sistema de inteligencia artificial, a la vez que presentaba un control muy similar al de sus predecesoras especialmente diseñadas para los ordenadores caseros, pero así al parecer no fue muy bien recibida por los fans de la serie y menos aún por los críticos especializados en el medio. En este sentido, lo anterior se debía principalmente al hecho de que la campaña estaba inflada con mucho relleno, además de que la evidente falta de quicksaves y puntos de control hicieron que la experiencia de juego fuese algo muy frustrante, pero a pesar de que Call of Duty no era una propuesta del todo original, si era un juego muy difícil de superar, al tiempo que las batallas libradas en Finest Hour afirmaban lo integral que era Infinity Ward para la serie, de modo que la gente de Activision tuvo un buen comienzo para su nueva franquicia, pero para poder asegurar su éxito a largo plazo tenían que hacer todo lo posible por mantener su continuidad regular en la forma de una serie, lo que trajo como consecuencia el que Infinity Ward obtuviera un plazo de dos años para trabajar en un verdadero seguimiento, un ciclo que pronto se familiarizaría bastante con el estudio, aparte de que este fue un momento crucial para la franquicia, ya que con una nueva generación de consolas apenas asomándose en el horizonte, el equipo de Infinity Ward no dejaría que la oportunidad se deslizara entre sus dedos, así que entonces tomaron la decisión de apuntar a la vanguardia.

Un Nuevo Motor Gráfico e Ideas Interesantes

De igual forma, mientras la primera entrega de Call of Duty y Medal of Honor: Allied Assault habían usado el mismo motor de Quake III con ciertas modificaciones, Call of Duty 2 usaba ahora un nuevo motor patentado (y que contaba con algunos bits residuales de la tecnología de Doom 3), además de que el principal punto de venta de Call of Duty 2 sería su entorno mucho más inmersivo, pero la tecnología que podría transmitir la niebla, la suciedad, el polvo y el humo del campo de batalla al plano virtual era algo absolutamente imprescindible para este título de disparos, de modo que esto tampoco fue algo superficial, ya que la visibilidad jugó un papel mucho más real en el juego en combinación con el sistema encargado de la inteligencia artificial, especialmente con la introducción de las granadas de humo, así que en verdad se hizo un gran esfuerzo para convertir a Call of Duty 2 en una experiencia mucho más creíble que la anterior, aunque si bien es cierto que una vez más, la creatividad se lograba distinguir del realismo, ya que Call of Duty diverge intencionalmente de la realidad de muchas maneras, pues no es una simulación, sino más bien se trata de una especie de narración cuya finalidad consiste en transmitir el drama y la tensión del campo de batalla al plano virtual, aparte de que esta vez, la característica de los aliados controlados por el sistema de inteligencia artificial fue completamente revisada, esto con la intención de hacer que los compañeros de pelotón realmente reaccionaran a los eventos incluidos dentro del juego y gritaran información sobre la posición del enemigo, granadas entrantes u otros peligros similares, en lugar de simplemente seguir un patrón basado en scripts. Por otro lado, estos también eran ahora mucho más capaces de organizarse y ejecutar tácticas de escuadra, muy a pesar de que la acción aún mantenía un carácter Arcade muy marcado, además de que Infinity Ward también tomó la audaz decisión de eliminar los paquetes de salud que podían encontrarse en sus últimas entregas, por lo que en cambio, prestaron mucha atención a las características presentes en Halo 2 e introdujeron un sistema especial de auto-curación que permitía a los jugadores recuperar la salud con el paso del tiempo, en lugar tener que recorrer los limitados escenarios en busca de suministros médicos, de modo que esto último no se prestaba mucho al realismo, por lo que la abstracción parecía un lavado de cara muy refrescante y permitió que Infinity Ward se concentrara más en el combate mismo, lo que incluye disparar, encontrar puntos de cobertura y seguir a los enemigos, todo ello en lugar de alentar a los usuarios a mirar el suelo en todo momento, aparte de que la implementación del nuevo sistema también influyó en el juego de otras maneras, pues Call of Duty 2 eliminó la barra de salud que se mantenía siempre visible en las entregas anteriores.

En base a lo anterior, el simple hecho de tomar daño podría afectar la visión, obligando a los jugadores a tratar de ser conscientes en todo momento del estado de su personaje, además de que mientras Halo 2 pudo haber comenzado la tendencia regeneradora de la salud, lo cierto es que Call of Duty 2 la convirtió en una moda, ya que muchos otros juegos de disparos pronto siguieron el mismo ejemplo, por lo que ya en la actualidad, esta particular característica incluso ha llegado mucho más allá del género shooter, pues ha ayudado a distinguir los juegos de acción de esta generación frente a sus predecesores, de modo que llegando a la Xbox 360 justo a tiempo para el día de su lanzamiento oficial al mercado, la entrega conocida como Call of Duty 2 arrancó en una nueva generación de consolas con una experiencia de PC completamente sin compromisos, así que lo anterior puso a la serie en una gran posición frente a otras franquicias de disparos, pues mientras que la generación anterior de consolas vio nacer un producto bastante aguado, la versión especialmente diseñada para la Xbox 360 de Call of Duty 2 ganó revisiones aún mejores que su contraparte disponible para los ordenadores caseros, al tiempo que llegó a vender alrededor de unos 2 millones de copias aproximadamente, aunque por supuesto, los veteranos de Activision no estaban lo suficientemente preparados todavía como para pagar la fianza en la última generación, ya que la poderosa Xbox 360 era lo más nuevo y las consolas más viejas todavía tenían una base instalada que era definitivamente mucho más grande. En este mismo sentido, ya para esta nueva oportunidad delegaron el trabajo a una compañía de nombre Grey Matter Studios, la cual por cierto ya había demostrado su potencial durante el desarrollo del respetado Call of Duty: United Offensive, por lo que serían ellos quienes tendrían la importante tarea de adaptar la serie a la Xbox, a la PlayStation 2 y al asombroso Nintendo GameCube, además de que justo en la fase final del proceso de desarrollo, la gente de Activision fusionó al equipo en Treyarch, de modo que todos los miembros de este grupo de trabajo han sido los padrinos de la serie desde entonces, aunque si bien es cierto que Call of Duty 2: Big Red One era una aproximación mucho más cercana a los juegos de Infinity Ward que la entrega conocida como Finest Hour, pero todavía se alejaba mucho de algunas formas, ya que no contó tres historias con un carácter paralelo, pues en lugar de esto se centró todavía más en el famoso “Big Red One“, en la 1 ª División de Infantería y en un puñado de compañeros de pelotón, aparte de que a lo largo de las batallas incluidas dentro del juego, el equipo de Treyarch trató de desarrollar aún más a estos personajes, otorgándoles algunas historias específicas e incluso llegaron a envejecerlas durante el transcurso de la guerra, tal vez inspirándose en el filme cinematográfico de Samuel Fuller y que por cierto cuenta con el mismo nombre.

No obstante, es un hecho que Big Red One no se vendió casi tan bien como su contraparte insignia, pero aún así obtuvo toda una serie críticas bastante respetables, por lo que los veteranos de Activision estaban realmente muy felices de haber encontrado un equipo de de calidad y que estaban dispuestos a ayudarles con todo lo relacionado a la exposición de una de sus más grandes franquicias, además de que en lugar de dividir su base con juegos de compañeros lanzados al mismo tiempo para diferentes plataformas, decidieron cambiar a un ciclo de desarrollo con un carácter escalonado, lo que a la larga terminaría permitiendo que Treyarch e Infinity Ward negociaran en años alternos, así que como Big Red One y Finest Hour, el siguiente juego desarrollado por Treyarch sería un Call of Duty más especificamente destinado a la audiencia de las consolas caseras, pero en esta ocasión les permitiría crear el único juego portador del título “Call of Duty 3“, aunque si bien es cierto que la primera grieta de Treyarch en una secuela adecuada no fue tan diferente a sus esfuerzos anteriores, de modo que siguieron admirablemente el liderazgo de Infinity Ward, pero en realidad no cambiaron mucho, pues la introducción de una campaña polaca muy pesada con tanques hizo girar algunas cabezas, al igual que el Modo Multiplayer con diferentes clases de personajes en una clara semejanza a la serie Battlefield, por lo que no era una verdadera generación de Call of Duty, aparte de que la ausencia de un port especialmente diseñado para los ordenadores caseros era bastante reveladora. De todas formas, la versión Call of Duty 3 se vendió de manera muy respetable e igualmente fue capaz de obtener buenas críticas por parte de los especialistas en la materia y de la comunidad en general, pero a pesar de ello no pudo ganar el suficiente impulso para la serie, por lo que Activision corría el riesgo de diluir la marca, aunque si bien es cierto que también habían creado de manera involuntaria un gran choque de egos, ya que a la gente de Infinity Ward no les importó mucho que otros equipos tuvieran su parte de la tajada en la franquicia, pero no mostraron amabilidad alguna al ver una secuela numerada en manos de otro desarrollador, así que en lo que respecta a ellos, su juego era el legítimo Call of Duty 3, así que ya en el año 2007, todo el mundo descubriría el por qué de esta particular afirmación.

Llega Call of Duty 4 para Marcar la Pauta

En este mismo orden de ideas, todo el trabajo en relación a la entrega Call of Duty 4: Modern Warfare comenzó inmediatamente después de que Call of Duty 2 fuera introducido en el mercado, pero en realidad el desarrollo fue envuelto en un gran halo de misterio, pues los de Infinity Ward se sintieron muy molestos al enterarse de que Activision tomaría las riendas de la serie que ayudaron a crear tan ligeramente, por lo que así lograron mantener las cartas muy cerca de su pecho y alejadas de su vista, de modo que si estos querían asegurarse de que Treyarch siempre estaría persiguiendo el liderazgo de la serie, entonces el secreto era imperativo, así que incluso dentro de Activision, muchos no tenían idea de lo que había planeado la gente de Infinity Ward, además de que en el momento en que se llevó a cabo la realización de la entrega Call of Duty 2, el género de la Segunda Guerra Mundial estaba ya flaqueando, con casi todos los teatros escogidos sobreexplotados por los cientos de juegos creados por otras desarrolladoras y que también se inspiraban este mismo conflicto histórico, aparte de que el sello distintivo de la serie Call of Duty siempre había sido su representación realista de las batallas históricas, pero si la serie iba a avanzar en vez de marchitarse muy lentamente, entonces tendría que decir adiós a los libros de historia para siempre. En este mismo sentido, el equipo de Infinity Ward tenía dos opciones a considerar, siendo la primera de ellas mover la serie hacia el presente, o bien, moverla hacia el futuro, por lo que los miembros del estudio procedieron estudiar con calma el potencial de ambos escenarios, pero se decidieron finalmente por la primera opción, aunque curiosamente, los desarrolladores de su serie rival, mejor conocida como Battlefield, se encontraron en una encrucijada muy similar, razón por la cual optaron por asumir el enfoque futurista, de modo que cualquiera de las dos podría abrir nuevas posibilidades para el juego principalmente gracias a una gama mucho más amplia de armamentos, así como también por ofrecer la posibilidad de llevar a cabo el desarrollo de escenarios ficticios sin responsabilidad en relación a la exactitud histórica, pues de hecho, el Modo Campaña de la entrega Call of Duty 4 no se basaba en las guerras reales, sino que más bien mostraba un posible escenario que tenía lugar en una guerra real, así como en lugares reales, por lo que al no centrarse una guerra mundial a gran escala y con múltiples frentes, la gente de Infinity Ward abandonó la idea de tres historias paralelas desde la perspectiva de facciones concretas y en su lugar, optaron por utilizar la idea de contar una historia específica desde múltiples perspectivas con la intención de construir una sola historia de espionaje que casi podría sentirse como en casa dentro de la serie Metal Gear.

Por otro lado, a pesar de aparecer en la misma generación de consolas como lo hiciera la entrega Call of Duty 2, la versión Modern Warfare constituyó una nueva generación a nivel de tecnología para la serie, algo que se debe en gran parte al hecho de que el motor de Infinity Ward era realmente vanguardista e hizo que su esfuerzo anterior pareciera muy extraño, además de que la primera misión integrada en el Modo Campaña justo después de la etapa de entrenamiento fue sin lugar a dudas el escaparate perfecto, ya que al aterrizar en un gran buque de carga durante una lluvia torrencial, los jugadores estaban expuestos a condiciones climáticas muy realistas y a una iluminación nunca antes vista en los juegos anteriores, así que a medida que avanzan en el interior de la nave, pronto se darían cuenta de que todo el nivel puede moverse, debido a que el barco es mecido en todo momento por las olas, aunque si bien es cierto que los efectos realistas del agua pronto ganaron un mayor protagonismo, pues los jugadores tuvieron que escapar presurosos de la embarcación intentando salvar sus vidas, a la vez que el paso a una guerra de ficción significó una variedad de misiones sin precedentes y una gran libertad para los diseñadores de Infinity Ward, pero aún así no todo el mundo estaba convencido de que había sido la decisión más correcta, pues Call of Duty había construido su fama como un shooter especialmente enfocado en la Segunda Guerra Mundial, razón por la cual los aficionados esperaban un juego igualmente arraigado en la historia, pero a pesar de lo que sabemos ahora, la realidad es que esta gran revelación fue bastante polémica en su momento, aunque más allá de eso, el recién renovado Modo Multiplayer ayudó bastante a ganar muchos de los aficionados tanto en el lado de los ordenadores caseros como en la creciente base de usuarios en línea de las consolas. En este mismo sentido, no fue tanto la variedad en relación a los Modos o mapas los que permitieron vender esta nueva entrega, sino el nivel de pulido mostrado en la misma y su equilibrio a nivel general, además de que Infinity Ward también introdujo un nuevo sistema de nivel muy similar a los juegos del género RPG, siendo esta una característica que permitió a los jugadores ganar ciertas mejoras específicas y el prestigio de un rango mucho más alto, pero aún así esto no fue suficiente para deshacerse del fallo en el equilibrio donde los jugadores de un nivel inferior resultaban ser inútiles, pero logró añadir un incentivo para que los jugadores se quedaran con el juego, convirtiéndolo así en un elemento básico duradero para la comunidad de los shooters en línea, de modo que Call of Duty 4 puede haber perdido a algunos de sus fanáticos más hardcore, pero esto ya no importaba, ya que la nueva visión adoptada para la serie era tan popular que podría haber perdido a cada fan que compró la versión Call of Duty 2 y todavía habría sido capaz de vender tres veces más, por lo que en realidad la entrega Modern Warfare terminó vendiendo más de 13 millones de copias alrededor del mundo, elevándola inmediatamente al nivel más alto del éxito comercial, siendo este un lugar reservado generalmente para las diferentes entregas de franquicias legendarias como Mario y Grand Theft Auto.

En relación a este último punto, entre la serie Guitar Hero y Call of Duty, los veteranos de Activision contaban con dos de las franquicias más vendidas de la industria y pronto superaron a su rival directo, representado en la figura de Electronics Arts, como la mayor editora del mundo, además de que sobre la serie Medal of Honor no se escucharía más nada desde aquel entonces, lo que igualmente trajo como resultado el que lo genios de Infinity Ward se establecieran exitosamente como los perros alfa de la franquicia, de modo que en lo que a ellos respectaba, su juego era el verdadero Call of Duty 3, y nada de lo que Treyarch hiciera podía cambiar eso, pero por supuesto, este último estudio todavía tenía algo más por hacer, ya que habían estado trabajando arduamente en la próxima entrega y como suele ocurrir con todos los equipos internos de Activision, ellos tenían libre acceso al motor gráfico y las herramientas utilizadas en todo momento por Infinity Ward, pero nada más, así que decidieron retomar el contexto de la Segunda Guerra Mundial, no por una decisión consciente para cuestionar la nueva dirección, sino porque en realidad no lo sabían hasta momentos antes de que el resto del mundo se enterara de la noticia, aparte de que con tantos meses invertidos en su desarrollo y encontrándose en un apretado ciclo de tan solo dos años, no tenían otra opción más que permanecer en el curso. En este mismo sentido, la entrega más nueva de la serie fue inicialmente anunciada como Call of Duty 5, pero este título fue pronto sacrificado en el altar de la todopoderosa Infinity Ward, razón por la cual el juego seria posteriormente renombrado como Call of Duty: World at War, así que como el título bien sugiere, la nueva versión cubre un frente que nunca antes había sido considerado para la franquicia: el Teatro del Pacífico, además de que también volvió al frente del este por primera vez en tanto tiempo, permitiendo de nuevo a los jugadores asumir el rol de un oficial ruso, de modo que el Teatro del Pacífico era algo fresco e igualmente permitía la inclusión de nuevos ambientes y escenarios de combate que aún quedaban sin ser explorados dentro de la serie, por lo que Treyarch incluso hizo algunas mejoras específicas al motor de Infinity Ward, devolviendo a los lanzallamas a la serie y añadiendo la propagación de fuego junto con ellos, al tiempo que se implementó un motor de física recientemente pulido, el cual permitía una destrucción mucho más realista de los entornos, pero por desgracia, justo después de la salida del gran éxito Call of Duty 4, los desarrolladores de Treyarch todavía se reunían como seguidores, aunque muy a pesar de las críticas abrumadoramente positivas, la entrega World at War fue ampliamente criticada por añadir muy pocos elementos a la fórmula original de Call of Duty, ya que su trasfondo histórico una vez más arraigado en el contexto de la Segunda Guerra Mundial, no exploró nuevos entornos, trayendo como resultado que el juego se mantuviera demasiado cerca de la fórmula que la serie había estado intentando montar desde el principio.

¿Zombies en Call of Duty?

Sin embargo, el momento decisivo de la entrega World at War, provino sorprendentemente de un modo experimental en línea que fue lanzado bastante tarde durante la fase de desarrollo del juego, por lo que Nazi Zombies fue el primer Modo de la serie con un carácter exclusivamente cooperativo, combinando un ambiente de horror y supervivencia con la acción de disparar sin descanso, siendo esta última una característica muy explotada dentro de esta franquicia, así que incontables zombies fueron lanzados en tropel, obligando a un puñado de jugadores a defenderse y mantener su ubicación durante el mayor tiempo posible, además de que el modo, que originalmente contaba con tan sólo un mapa, se convirtió rápidamente en uno de los favoritos de los fans y posteriormente terminaría siendo expandido con algo de contenido descargable, aunque aún así la versión World at War no fue tan exitosa como su predecesora, pero lo cierto es que el nombre de Call of Duty era tan masivo que esto no importaba mucho, de manera que el juego de Treyarch pasó a vender más de 11 millones de copias en todo el mundo, colocándolo no muy lejos de la entrega Call of Duty 4, pero el hecho de que quedaran fuera del ciclo cuando Infinity Ward saltó a los tiempos modernos resultó ser una bendición disfrazada, aparte de que los veteranos de Activision ahora contaban con dos franquicias exitosas cuando una vez tuvieron solo una. Empero, la guerra territorial librada entre Infinity Ward y Treyarch se había convertido ya en una división significativa que permitió a los de Activision ponerse al servicio de una enorme base de fans que se superponen con dos juegos establecidos en períodos de tiempo realmente únicos, además de que esta misma base de fans no mostró ningún signo de agotamiento ni siquiera cuando los de Infinity Ward, en ese tiempo desarrolladores de la entrega Modern Warfare 2, cayeron en el mes de noviembre del año 2009, de modo que al ser diseñado para cubrir cada momento excesivo del Modern Warfare original, incluyendo una etapa polémica en el principio del juego que colocaba a los usuarios detrás del arma de un agente terrorista en un infame acto de asesinato contra civiles inocentes, Modern Warfare 2 fue capaz de alcanzar el mismo nivel de aclamación que su predecesor, aparte de que sin ser demasiado sorprendente para nadie, fue sin duda alguna el lanzamiento más grande de aquel año, el cual logró meter una buena cantidad de millones en las arcas de Activision tan solo durante el mes enero del año 2010.

La Batalla Legal entre Infinity Ward y Activision

No obstante, cuando el dinero está en juego, el drama raramente se queda atrás, ya que poco tiempo después del éxito monstruoso de la versión Modern Warfare 2, los rumores de verdadera intriga y erosión en las relaciones se filtró fuera de la sede principal de Activision, pero aún así nadie esperaba que las cosas se pusieran tan feas a como lo hicieron cuando los jefes del estudio de Infinity Ward, Jason West y Vince Zampella, fueron despedidos de Activision, por lo que cada lado le falló al otro, trayendo como resultado una situación bastante delicada, además de que West y Zampella, así como también un número bastante considerable de compañeros de trabajo que formaron parte en su momento del grupo de empleados original de Infinity Ward presentó una demanda contra Activision, mientras que alegaban que esta editora retenía una gran cantidad de dinero, la cual estaba estimada en alrededor de unos 54 millones de dólares, una cantidad que debía ser pagada a los empleados de Infinity Ward, así como el incumpliendo de una promesa que le permitiría a Infinity Ward ramificarse y hacer algo muy diferente con la serie Call of Duty, así que para resumir todo lo anterior, podemos decir que Activision retuvo la propiedad del grupo de empleados al servicio de Infinity Ward en un intento de mantener a los empleados como si de rehenes se tratase, esto con la intención de cosechar buena parte de los beneficios obtenidos tras la finalización de Modern Warfare 3. En este mismo sentido, la gente de Activision se defendió con las acusaciones de que West y Zampella estaban usando mal las propiedades de la compañía e igualmente estaban asumiendo una actitud de insubordinación, además de que este mismo editor afirmó que los jefes de Infinity Ward estaban operando fuera de los intereses de Activision, mientras se beneficiaban del apoyo financiero brindado por esta última, lo que incluye a su vez esfuerzos para reclutar miembros del equipo original con la intención de formar un nuevo estudio desarrollador y comenzar negociaciones de carácter secreto con otros editores para así poder concretar futuras transacciones, pero aún así esta batalla legal no lograría frenar a West, Zampella y muchos de los empleados que antes trabajaban en Infinity Ward, los cuales también se fueron para alejarse de Activision, de modo que en algún momento durante el transcurso del mes de abril del año 2010, West y Zampella fundaron la empresa que más tarde conoceríamos bajo el nombre Respawn Entertainment, logrando asociarse con el rival directo de Activision: la editora Electronic Arts, aparte de que el nuevo grupo dirigido por West y Zampella fue realmente capaz de asegurar los derechos de propiedad intelectual para los juegos que comenzaría a crear como fruto de esta nueva relación, siendo el lado opuesto de la situación que, aparentemente, trajo como resultado el desmembramiento de Infinity Ward mientras esta se encontraba bajo el amparo de Activision.

A pesar de ello, es claro que las consecuencias de la situación de Infinity Ward no lograron afectar considerablemente los planes de Activision en lo que respecta a los juegos anuales de la exitosísima serie Call of Duty, ya que durante el transcurso del mes noviembre de 2010, la entrega denominada Call of Duty: Black Ops llegaba al mercado por parte de Treyarch, por lo que esta es la primera vez que este estudio se ha permitido romper de una vez por todas con el tan trillado escenario de la Segunda Guerra Mundial, debido a que la versión Black Ops se lleva a cabo a través de múltiples conflictos que tienen lugar en diferentes períodos de tiempo, los cuales van desde la Isla de Cuba durante la década de los años 60 a una futura zona de guerra con un carácter evidentemente ficticio, pero a causa de que estos juegos no se pueden desarrollar de forma anual con un solo desarrollador, los veteranos de Activision decidieron crear a su vez un nuevo estudio que más tarde seria conocido bajo el nombre de Sledgehammer Games, siendo este un hecho que tendría lugar justamente a finales del año 2009, de modo que este nuevo equipo se mantuvo trabajando arduamente en una nueva entrega para Call of Duty, aunque gracias al hecho de que la serie se ha solidificado hoy en día como una de las marcas más fuertes dentro del ámbito de los videojuegos, la historia de la serie Call of Duty no terminaría en este punto, pues aún está por verse lo que nuevas versiones de carácter futurista (Advanced Wafare e Infinity Warfare) dejarán para la posteridad, así que para conocerlas mucho más a fondo invitamos a los interesados a consultar los artículos que hemos preparado para cada una y que fueron publicados hace algo de tiempo en este mismo sitio.

 

Share this Story
Load More Related Articles
  • ACCIÓN

    Call of Duty (Saga Completa)

    Call of Duty, Una Franquicia Realmente Exitosa Dentro del Género de los Shooters Bélicos con Perspectiva en Primera Persona que Logró ...
  • ESTRATEGIA

    R.U.S.E (PC)

    R.U.S.E, Cuando Pensábamos que los Videojuegos de Guerra Basados en la Segunda Guerra Mundial ya No Eran Capaces de Ofrecer Nada ...
  • XBOX ONE

    Sniper Ghost Warrior 3 (Xbox)

    Sniper Ghost Warrior 3, Estamos a Pocos Meses del Lanzamiento Oficial de este Excelente Shooter Táctico que Pretende Otorgarnos Tres Experiencias ...
  • VEHÍCULOS

    Circus Maximus: The Chariot Wars (Xbox)

    Circus Maximus: The Chariot Wars, la Guerra en la Antigüedad no Consistía Solamente en Enfrentamientos Multitudinarios en los que Participaban Activamente ...
  • ESTRATEGIA

    Fire Emblem Heroes (Android)

    Fire Emblem Heroes, Una de las Mejores Franquicias de la Desarrolladora Intelligent Systems Logra dar el Salto a los Dispositivos Móviles ...
  • ACCIÓN

    Combat Elite: WWII Paratroopers (PS2)

    Combat Elite: WWII Paratroopers, La Segunda Guerra Mundial Fue un Gran Conflicto Bélico que Devastó y Dividió a la Mayor Parte ...
Load More By tusjuegosdeguerra.com
  • ACCIÓN

    Call of Duty (Saga Completa)

    Call of Duty, Una Franquicia Realmente Exitosa Dentro del Género de los Shooters Bélicos con Perspectiva en Primera Persona que Logró ...
  • ACCIÓN

    Combat Elite: WWII Paratroopers (PS2)

    Combat Elite: WWII Paratroopers, La Segunda Guerra Mundial Fue un Gran Conflicto Bélico que Devastó y Dividió a la Mayor Parte ...
  • ACCIÓN

    Medal of Honor (Saga Completa)

    Medal of Honor, Un Vistazo a la Saga Completa Originalmente Desarrollada por el Gran Director Steven Spielberg en Compañía de su ...
  • ACCIÓN PS4

    Nioh (PS4)

    Nioh, La Extraña Pero Interesante Historia de Un Samurái Occidental que Tiene Lugar en el Periodo Más Conflictivo Dentro de la ...
  • ACCIÓN PC

    Tom Clancy’s Ghost Recon: Wildlands (PC)

    Tom Clancy’s Ghost Recon: Wildlands, El Gran Equipo de Ubisoft Paris Demuestra Su Fe en el Sistema de Mundo Abierto con ...
  • ACCIÓN PC

    Battlefield Heroes (PC)

    Battlefield Heroes, Un Pequeño y Estilizado Respiro de Aire Fresco Dentro de Una de las Mejores Series de Disparos Disponibles en ...
Load More In ACCIÓN

Check Also

R.U.S.E (PC)

R.U.S.E, Cuando Pensábamos que los Videojuegos de Guerra ...

Juegos